fbpx

Disminución del Apetito en los Niños

APETITO AUMENTADO O DISMINUIDO?

Normalmente entre 1 y 5 años de edad, disminuye el apetito en los niños. Esto se aprecia porque aparentemente, para los padres, no comen lo suficiente, habitualmente refieren no tener hambre, pero su nivel de energía sigue siendo normal y su crecimiento es adecuado. Esto es debido a que los niños en el primer año de la vida triplican su peso y aumentan su talla en un 50% del nacimiento. A partir del primer año de la vida, el crecimiento de los niños va a ser significativamente menor lo que le ocasiona que haya una disminución en el apetito; el incremento de peso es de 1.800 a 2.300 Kg. cada año, durante ésta época, es normal que un niño no aumente de peso por periodos hasta de 3 o 4 meses.
De manera fisiológica (normal), su crecimiento es menos rápido que anteriormente, por lo que necesitan menos calorías y por consiguiente refieren menos apetito. (Esto se llama anorexia fisiológica). Los niños poseen un centro del apetito, localizado en el cerebro, por lo que comen la cantidad suficiente para cubrir sus necesidades de crecimiento y energía

Muchos padres tratan de obligar a sus hijos a comer más de lo que necesitan, temiendo que la falta de apetito afecte su salud o nutrición, sin embargo esto no es cierto y la alimentación forzada es contraproducente ya que disminuye más el apetito en los niños.
¿Qué debemos hacer para ayudarle al niño a recuperar su apetito deje que su hijo decida cuánto va a comer?

 

• Una vez que usted deja que su hijo decida cuánto va a comer, en el transcurso de 2 a 4 semanas, desaparecerá el aspecto desagradable del horario de la comida.Confíe en el centro de control del apetito de su hijo.
• Deben haber horarios de comidas y respetarse, así como también debe respetarse el lugar destinado para realizar los alimentos.
• La comida, debe ser igual para toda la familia y no preparar platillos especiales para cada miembro.
• Se deben dar a conocer todos los alimentos a los niños, independientemente de que les gusten o no a los padres, pero igualmente se deben respetar los gustos de los niños, dentro de lo razonable.
• Debemos saber que el apetito en los niños es variable y en algunas comidas o en algunos días sienten más hambre que en otros.

¿Porque otras razones no comen los niños?
Porque en ocasiones comen muchos bocadillos durante el día y no llegan a tener realmente hambre y los padres erróneamente creemos que les ha bajado su apetito.
Permita que el niño omita una o dos comidas si quiere hacerlo, y luego verá que su apetito volverá.Omitir una comida no le hará daño.

No alimente usted a su hijo si él puede hacerlo por sí solo.

La leche contiene tantas calorías como la mayoría de los alimentos sólidos. Tomar demasiada leche puede llenar a los niños y disminuir su apetito.
Limite la cantidad de leche a menos de 480 ml (16 onzas) al día.

Sirva porciones pequeñas de alimento (más pequeñas de la que usted piensa que su hijo puede comer)
El apetito de un niño disminuye si se le sirve más comida de la que puede comer. Si usted le sirve a su hijo una cantidad pequeña en un plato grande, es más probable que la coma toda y se sienta orgulloso de sí mismo. Si le parece que el niño quiere más, espere a que se lo pida.Evite servirle alimentos que decididamente no le gustan (por ejemplo, algunas verduras).

Haga que las horas de las comidas sean agradables
Haga que sus hijos participen en la conversación. Evite que las horas de las comidas se conviertan en horas de crítica o de discusiones desagradables y eso cause una disminución transitoria del apetito.

Deje que el centro de control del apetito del niño regule la cantidad de alimento que toma. Además, no elogie a su hijo por comer mucho. Los niños deben comer para su propia satisfacción.
No hable en presencia de su hijo acerca de lo poco que él come.
Errores comunes

Los padres que se preocupan porque su hijo no come lo suficiente podrían iniciar algunas costumbres absurdas en la alimentación. Algunos despiertan al niño por la noche para alimentarlo. Otros le ofrecen al niño bocadillos a intervalos de 15 a 20 minutos durante todo el día.

Algunos padres obligan a su hijo a quedarse sentado en su silla alta durante períodos prolongados después que la comida ha terminado. El error más común es tomar la cuchara o el tenedor de un niño y tratar, de varios modos, de meterle la comida en la boca.
Los horarios de alimentación no deben ser utilizados para regañar o discutir en forma violenta y se deben evitar actividades que distraigan, por ejemplo ver televisión, jugar o hacer tarea.
En términos generales, no es necesario dar medicamentos o “remedios” para abrir el apetito, ya que generalmente son desagradables para los niños y entendiendo la razón por la que disminuye el apetito no hay razón para darlos.

Cómo prevenir la falta de apetito.
• La forma principal de evitar los conflictos acerca de la alimentación es enseñarle a su hijo a que coma por sí mismo a una edad tan temprana como sea posible. Usted puede esperar a que su bebé le indique cuándo está listo para comer (inclinándose hacia adelante, por ejemplo) y dejar que él mismo regule el ritmo (por ejemplo, dando vuelta la cabeza).
• No ponga comida en la boca de un niño sólo porque inadvertidamente la ha abierto. No insista en que su hijo vacíe el biberón o deje el plato limpio. Cuando el niño tenga de 6 a 8 meses de edad, empiece a servirle alimentos que pueda tomar con las manos. Para cuando tenga 12 meses, su hijo empezará a utilizar una cuchara y para los 15 meses de edad debería poder alimentarse por sí mismo sin ninguna ayuda.

¿Qué debemos vigilar?
• Durante las revisiones periódicas con su pediatra, se sigue el crecimiento físico, vigilando que no haya disminución de peso y que no haya síntomas asociados a enfermedad, como diarrea, fiebre, etc.
• Existen curvas de crecimiento que nos indican la progresión y normalidad del incremento de peso y talla de cada niño, según los valores promedios para la edad y según la constitución propia y heredada de cada niño.
• Recuerde que los hábitos alimenticios que enseñemos a nuestros hijos desde la infancia, son los que mantendrán posteriormente y les ayudarán y perjudicarán para su desarrollo y crecimiento durante la adolescencia y posteriormente la edad adulta.
• La responsabilidad de los padres es ofrecer la variedad presentación adecuada de los alimentos, así como la educación de la alimentación (higiene, presentación, lugar, etc.), y la responsabilidad de los hijos es decidir cuándo van a comer.

Related Articles

Anorexia Nerviosa o Nervosa: Trastornos de la Alimentación

En este artículo hablaremos sobre la anorexia nerviosa, un trastorno alimentario que afecta principalmente a mujeres jóvenes. Analizaremos los síntomas, las causas y las posibles formas de tratamiento de esta enfermedad. También discutiremos la importancia de una alimentación saludable y de cuidar nuestra salud mental. Como psicólogos clínicos, creemos que es fundamental difundir información sobre este tipo de trastornos y promover hábitos saludables para prevenir su aparición.

Ciclo de Vida de la Pareja

Cada pareja atraviesa distintas etapas en su relación, desde el enamoramiento hasta la estabilidad y la convivencia diaria. Estas etapas son conocidas como el ciclo de vida de la pareja y pueden ser un desafío para ambos miembros. En este artículo te explicamos en qué consiste cada etapa y qué puedes hacer para fortalecer tu relación en cada una de ellas. Si estás en una relación, ¡no te pierdas esta guía para entender mejor el ciclo de vida de la pareja!

El Primer Año de Vida del Niño

El primer año de vida del niño es un periodo de grandes cambios y descubrimientos tanto para el pequeño como para sus padres. Durante este tiempo, el bebé logra importantes hitos en su desarrollo físico, emocional y cognitivo, lo que representa un gran reto para los padres. En este artículo, se abordarán los principales logros y retos del primer año de vida del niño, y se ofrecerán algunas recomendaciones para que los padres puedan acompañar de manera adecuada a su hijo en este importante proceso de crecimiento y desarrollo.

Adolescencia: Inicio de la Pubertad

La adolescencia es una etapa crucial en la vida de una persona, en la que se producen numerosos cambios físicos, psicológicos y sociales. Es el inicio de la pubertad, un proceso en el que se producen cambios hormonales que provocan el crecimiento y la madurez sexual. La adolescencia se extiende desde los 10-12 años hasta los 18-20 años, aunque también existe lo que se conoce como “adolescencia tardía”. En este artículo, exploramos las características de la adolescencia y la pubertad, así como los desafíos y oportunidades que se presentan durante esta etapa de la vida.

Depresión en la Niñez

La depresión en la niñez es una problemática que muchas veces pasa desapercibida o se confunde con estados de ánimo propios de la edad. Sin embargo, es importante detectarla y tratarla a tiempo para evitar que se convierta en un trastorno mayor en la edad adulta. En este blog, hablaremos sobre cómo detectar los signos de la depresión en la niñez y qué medidas se pueden tomar para prevenirla.

Los desafíos emocionales del TDAH

El TDAH es un trastorno que no solo se manifiesta a través de la falta de atención, hiperactividad e impulsividad, sino que también puede presentar desafíos emocionales. Las personas con TDAH pueden experimentar dificultades en sus relaciones sociales, problemas de autoestima y emociones intensas. Por eso, es importante entender estos desafíos y buscar un tratamiento adecuado que aborde todas las áreas de la vida de la persona.

Obesidad: Trastorno de la Alimentación

La obesidad es un trastorno de la alimentación que puede afectar la salud de manera significativa. No solo se trata de un problema estético, sino que puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer. La prevención y el tratamiento de la obesidad implican cambios en el estilo de vida, la alimentación saludable y la actividad física regular.

Convierte la Evitación en Inspiración en tu hijo con TDAH

El artículo destaca la importancia de reconocer las habilidades y talentos de los niños con TDAH en lugar de centrarse en sus debilidades. Se sugiere que los padres y educadores pueden ayudar a estos niños a canalizar su energía y creatividad en actividades que les interesen y motivan, para así fomentar su autoestima y confianza. Además, se enfatiza en la importancia de ofrecer un ambiente de apoyo y comprensión, en el que el niño pueda sentirse seguro y aceptado.

Disciplina

La disciplina es esencial para la educación de los hijos, pero puede ser difícil de aplicar en la práctica. En este artículo, encontrarás consejos y técnicas efectivas para enseñar disciplina a tus hijos de manera positiva y respetuosa. Desde la comunicación efectiva hasta la consistencia y el refuerzo positivo, descubre cómo fomentar una relación saludable y feliz con tus hijos a través de la disciplina.

Trastornos de la Alimentación: Bulimia Nerviosa o Nervosa

La bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio caracterizado por episodios recurrentes de atracones de comida, seguidos por conductas compensatorias inapropiadas para evitar el aumento de peso, como vómitos autoinducidos, uso de laxantes, diuréticos o ejercicio excesivo. Este trastorno puede tener graves consecuencias físicas y psicológicas. El tratamiento incluye terapia cognitivo-conductual, terapia interpersonal y terapia nutricional, entre otros enfoques, y debe ser individualizado para cada persona. Es importante buscar ayuda profesional si se sospecha de bulimia nerviosa o cualquier otro trastorno de la alimentación.

Neurosis: Complejo de Edipo

En este artículo se aborda el concepto de neurosis, específicamente el Complejo de Edipo, teoría propuesta por Sigmund Freud en el ámbito del psicoanálisis. Se explica en qué consiste este complejo, cuál es su origen y cómo se desarrolla en la relación padre-hijo. Además, se mencionan algunos de los síntomas que pueden indicar la presencia de este complejo y se brindan algunas recomendaciones para su tratamiento.

Viviendo con TDAH: Mi experiencia personal

En este artículo, comparto la experiencia personal “viviendo con TDAH” y los desafíos diarios que enfrentamos día a día las personas con éstas condición. También hablo sobre cómo el tratamiento y el apoyo adecuado han sido clave en el proceso de superación y cómo la educación y las relaciones interpersonales han afectado la autoestima. Espero que esta historia, quie también puede ser la tuya, pueda ayudar a otros que también enfrentan este trastorno a sentirse menos solos y más empoderados en su camino hacia la automejora.

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *